Crucigrama

Crucigrama

Categoría: Columnas

Autor: Jaco Moro

Coordenadas: deportivo popular al centro; calle a la derecha cruza todo el deportivo y más allá: calle lado norte cruza el lado norte del deportivo y la calle que queda al lado derecho...

“Mama, just killed a man, put a gun against his head, pulled the trigger now he’s dead. Mama, life had just begun, but now I’ve gone and thrown it all away. Mama, ooo, didn’t mean to make you cry, if I’m not back again this time tomorrow, carry on, carry on, as if nothing really matters”. FM.

 

Coordenadas: deportivo popular al centro; calle a la derecha cruza todo el deportivo y más allá: calle lado norte, cruza el lado norte del deportivo y la calle que queda al lado derecho; calle a la izquierda, cruza todo el deportivo y la calle que cruza el lado norte del deportivo, calle lado sur, cruza el lado sur del deportivo y cruza las calles que cruzan el lado derecho e izquierdo del deportivo; calle del Árbol, cruza perpendicularmente la calle que cruza el deportivo en su lado norte.

Escena 1

Es la hora de la tarde que le da la bienvenida a la noche, esa poca luz que hace no distinguir muy bien los cuerpos. Un vientecillo helado recorre el parque. Se escucha el sonido de una motocicleta que se acerca. Silencio. Se escucha una descarga completa de una nueve milímetros, en este momento y del movimiento de las ramas por el viento, salen volando al unísono un parvada de pájaros, como si el mismísimo demonio hubiera movido con una fuerza descomunal el árbol. Silencio.

Deportivo cerrado desde las 18:00 horas, en su lado derecho hay un hoyo en la cerca que lo rodea, mismo que se replica por capricho de los vándalos en su lado izquierdo. Al centro del deportivo había una cancha de football con sus respectivas gradas de cemento y a los pies de éstas, una franja a lo largo hecha de roca volcánica.

Mal momento 1

Treinta y tres minutos antes de que se retiraran volando los pájaros del árbol, Lito caía ahogado en la primera fila de las gradas después de haber bebido el líquido de una botella y media de charanda michoacana. Sus amigos lo abandonan, iban igual de borrachos por lo que no hicieron mucho caso de él. Una horas antes habían fantaseado con robar una farmacia 24 horas y escapar en un Maverik azul cielo, el cual dejarían empeñado con el tío de uno de ellos que se dedicaba a la compra venta de autos en la zona conocida como El Polvorín.

Escena 2

Es la hora de la tarde que le da la bienvenida a la noche, esa poca luz que hace no distinguir muy bien los cuerpos. Un vientecillo helado recorre el parque. Se escucha el sonido de una motocicleta que se acerca. Silencio. Se escucha una descarga completa de una nueve milímetros, en este momento y del movimiento de las ramas por el viento, salen volando al unísono un parvada de pájaros, como si el mismísimo demonio hubiera movido con una fuerza descomunal el árbol. Silencio.

Mal momento 2

Tres minutos antes del vuelo de los pájaros, caminábamos Carlos y yo con cierta prisa por la calle derecha que cruzaba el deportivo. Íbamos comentando que Katia iba a estar en la fiesta y que ya había hecho plan con ella para estar juntos toda la noche. Le comentaba a Carlos que esa era la gran noche, inicio de un nuevo hombre. Le enseñé los condones y las pastillas que evitarían cualquier imprevisto. Ya íbamos algo tarde ya que esperamos a Lito media hora hasta que decidimos dejarlo por su impuntualidad.

En la mediana luminosidad de la tarde, íbamos buscando el hoyo de la barda para cruzar al otro lado del deportivo en donde vivía Iñaki. Carlos insistía en que deberíamos dar toda la vuelta al deportivo para evitar entrar y no encontrar la salida ya que de vez en vez cerraba el otro hoyo y hoy, que veníamos vestidos ahí más o menos para la ocasión especial no íbamos a arriesgarnos a saltar la barda y quedar atorados con el alambre de púas que ponían en lo alto, como si alguien se fuera a robar la tierra de la cancha de football. No hice caso de dar toda la vuelta, que hueva!

Escena 3

Es la hora de la tarde que le da la bienvenida a la noche, esa poca luz que hace no distinguir muy bien los cuerpos. Un vientecillo helado recorre el parque. Se escucha el sonido de una motocicleta que se acerca. Silencio. Se escucha una descarga completa de una nueve milímetros…

Mal momento 3

Tres minutos antes del vuelo de los pájaros, Iñaki y Marco se agachaban para pasar por el hoyo del lado izquierdo del deportivo. Se habían desesperado de esperarnos y decidieron cruzar el deportivo para buscarnos en casa de Carlos. Iñaki era el DJ contratado para la fiesta, debía estar temprano para checar el sonido, además de que Katrina ya lo esperaba con el equipo instalado. Platicaban de lo grandiosos que iba a ser el concierto que iban a dar todos los grupos de rock de amigos y que habíamos planeado para dentro de un mes en la cancha de football del deportivo. Ya habíamos ingeniado la manera de conectarnos a la toma de energía de la Iglesia que colindaba con la calle del lado sur del deportivo. Iba a ser buena serenata para el Padre Hipólito.

Escena 4

Es la hora de la tarde que le da la bienvenida a la noche, esa poca luz que hace no distinguir muy bien los cuerpos. Un vientecillo helado recorre el parque. Se escucha el sonido de una motocicleta que se acerca. Silencio…

Mal momento 4

Coordenadas: Iñaki y Marco a seis metros de las gradas de su pared izquierda, Carlos y yo a seis metros de las gradas de su pared derecha; sobre la primera fila de las gradas Lito y un policía.

Lito era detenido de sus cabellos por el policía quien azotó su cara contra la franja de piedras volcánicas, Iñaki grito “hijo de tu puta madre!” y se abalanzó sobre él, el policía desenfundo su nueve milímetros y le disparó, Carlos reaccionó corriendo hacia el policía y de igual manera recibió dos disparos en el pecho, Marco salió corriendo hacia el lado norte del deportivo, a su movimiento el policía disparó a su espalda, yo me quedé petrificado, el policía volteó a verme, me apuntó, una luz iluminó desde la Iglesia, el policía comenzó a correr, en su paso frente a mi disparó nuevamente el cabrón.

Confusión 1

Coordenadas: deportivo popular al centro; calle a la derecha cruza todo el deportivo y más allá: calle lado norte, cruza el lado norte del deportivo y la calle que queda al lado derecho; calle a la izquierda, cruza todo el deportivo y la calle que cruza el lado norte del deportivo, calle lado sur, cruza el lado sur del deportivo y cruza las calles que cruzan el lado derecho e izquierdo del deportivo; calle del Árbol, cruza perpendicularmente la calle que cruza el deportivo en su lado norte.

Los pájaros regresan a su árbol.

Despierta Lito con un dolor de cabeza impresionante, se la agarró como si quisiera quitársela, volteaba de un lado a otro, desconociendo en todo momento el lugar donde se encontraba, veía sangre en su camisa, se tocó la frente y sintió un chichón, nada más que el dolor por la cruda era más intenso. Se levantó, volvió a voltear a todos lados. Amanecía. Caminó buscando una salida. Salió por el hoyo del lado izquierdo del deportivo, cruzó la calle e hizo la parada a un taxi, lo abordó. El taxi se dirigió a la calle que cruzaba el lado sur del deportivo. Se perdió entre las calles.

Yo desperté en el hospital sin oreja, cerré los ojos.


Este artículo es acerca de: Columnas


Autor:

jaco

Comentarios

Aviso legal de comentarios:
El Usuario reconoce que la información y opiniones generadas de los contenidos y secciones del directorio MILLONES DE VOCES, comentarios, imágenes, videos o información que son publicados o difundidos por terceros por medio del sistema Disqus y redes sociales en los que se vincula la participación de www.millonesdevoces.com, pertenecen únicamente y son responsabilidad de su creador, no reflejan las opiniones o políticas de www.millonesdevoces.com, por lo que el Usuario libera expresamente a www.millonesdevoces.com., de cualquier afectación de derechos de terceros derivado de las opiniones, imágenes o contenidos de terceros.